¡Felicidades Conchita!

#Postres y dulces 08 diciembre 2020

Hoy día 8 de Diciembre quiero dedicar este post a mi madre. Día de festividad nacional " La inmaculada Concepción". Ella se llamaba Conchita. En casa por aquel entonces en Ayora ( Valencia) ese día era especial, ella preparaba una tarta de moka con almendras caramelizadas y bien calada que sabía a Gloria. Después de comer venían tíos y primos al café y la tomábamos ¡ qué felicidad!!!🤗.


Esta que viene en Cookidoo es muy parecida y si sois amantes del café os encantará. 


Aquí dejo receta. Dedicándosela a ella, a mi madre. ¡¡Felicidades mamá!!! 💕💕.


Ingredientes


200 g de leche (a temperatura ambiente)


2 cucharadas de café soluble


450 g de mantequilla en trozos (a temperatura ambiente)


150 g de azúcar glas


25 - 30 bizcochos de soletilla


50 g de café solo (fuerte)


100 g de almendras troceadas tostadas


Preparación


Ponga en el vaso 150 g de leche y las 2 cucharadas de café soluble. Mezcle 10 seg/vel 2.


Coloque la mariposa en las cuchillas y añada la mantequilla y el azúcar glas. Bata 3 min/vel 3. Retire a un bol y reserve.


Forre un molde redondo de Ø 22 cm con film transparente, procurando que sobresalga lo suficiente por el borde para luego poder envolver la tarta.


Coloque en la base del molde una capa de bizcochos y píntelos con los 50 g de leche restantes. Extienda una capa de la crema de moka sobre los bizcochos, espolvoree unas almendras troceadas y cubra con otra capa de bizcochos. Píntelos esta vez con el café preparado. Vuelva a extender otra capa de crema y de almendras (reserve un poco para los laterales) y termine con una capa de bizcochos pintados con café.


Envuelva la tarta con el film transparente y déjela reposar en el frigorífico durante mínimo 1 hora.


Desmolde la tarta, retire el film transparente y cubra la superficie y los laterales con una capa fina de crema de moka, procurando que quede bien lisa. Adhiera las almendras restantes con la mano o con una espátula a los laterales de la tarta. Vierta la crema de moka restante en una manga pastelera con boquilla rizada y decórela a su gusto. Conserve en el frigorífico hasta el momento de servir.